perro corriendo

Beneficios de salir a correr con tu perro

Des de hace algunos años, parece que la práctica deportiva individual está cogiendo mucho auge: cada vez son más las personas que dedican un rato cada día o a la semana a correr un poco, ya sea por romper la rutina y airearse un poco del estrés diario como para llevar una vida más saludable y perder esos quilos de más. Ahora bien, si tenéis perros, ¿habéis pensado en salir a correr con ellos? Una de las bases del adiestramiento canino en positivo es conseguir una buena relación con t mascota, y esta práctica te puede ayudar a conseguirlo.

Beneficios de correr con nuestro perro

Para asegurarnos que todo este correcto y ninguno de los dos sufráis más de lo necesario, lo primero que tendréis que hacer es un pequeño chequeo. Los humanos para comprobar un poco nuestra resistencia y capacidad cardíaca / pulmonar, y nuestros amigos peludos para comprobar que realmente nos pueden seguir el ritmo. Claro está: no es lo mismo ir a buscar una pelota y traerla que llevarlo a hacer una pequeña ruta de runners.

Estos serían los tres beneficios principales:

  1. En primer lugar, permite correr con compañía. No es lo mismo correr solo que tener a alguien a tu lado. En estos casos es mejor un animal, que no hablan, así no es tan fácil distraerse. Más que nada porque hablar mientras se hace ejercicio hace aumentar el cansancio y acorta la respiración.
  2. Mejora la relación del dueño con el perro, ya que al hacer cosas juntos, el vínculo que se va creando es cada vez más fuerte. Incluso cuando no tengas ganas de ir, notarás el impulso de él, que te motivará para que salgas y corras un rato con él.
  3. Protección asegurada. Un perro no solo es nuestro mejor amigo, sino que será también nuestro gran protector. Pueden darse muchas situaciones: la que más personas piensan es en el atraco, aunque normalmente no lo hacen a corredores porque no llevan nada encima. Pero en cambio, si nos caemos, si nos da un ataque, si nos hacemos daño… el perro estará allí para ayudarte y para pedir ayuda.

Antes de salir a correr asegúrate que llevas todo lo necesario: principalmente tendrá que ser agua para hidratarse en todo momento (tanto para ti como para él) pero también se aconseja llevar algún tipo de barrita o snack para recuperar fuerzas al acabar.

Lo mejor que puedes hacer es empezar con pequeñas rutinas. Por ejemplo, el primer día que salgas con él haz un recorrido corto, para ver cómo responde a la nueva situación y comprobar que pueda seguir bien el ritmo. Si ves que todo va bien, puedes ir incrementando poco a poco y hasta conseguir correr según tus objetivos. Eso sí, si ves que el perro se cansa o muestra algún tipo de incidencia, deberás parar y cuidar de él. ¡No se puede forzar nada si se quiere disfrutar!